La Fiesta de la Uva Pasa
Presentación
 
Desde el año 2013, el Ayuntamiento de Montichelvo organiza la Fiesta de la Pansa (Uva Pasa) durante el último fin de semana de agosto. El objectivo principal es recuperar una tradición propia del pueblo, ligada al cultivo de la vid (principalmente de uva de Moscatel) y que fue pieza fundamental de la economia y trabajo local en el pasado.
 
Esta tradición estaba práctimente olvidada, pero gracias al esfuerzo por parte del Ayuntamiento y asociaciones locales, unido a la implicación de los vecinos del pueblo, se ha podido recuperar, siendo un éxito total de asistencia y participación, fomentando la cultura y el turismo local. La Fiesta de la Pansa, además, aglutina en un fin de semana un conjunto de actividades y actuaciones ligadas a la cultura valenciana que giran en torno a la actividad principal: "l’escaldà de la pansa". Mediante estas actividades culturales, se pretenden recuperar, revitalizar y difundir el patrimonio natural, histórico, etnológico y cultural local, así como fomentar el turismo y la economia local.
 
Año tras año, la Fiesta de la Pansa va creciendo y se va re-inventando, haviéndose convertido en un fin de semana festivo en nuestro pueblo.
 

 

La Elaboración de la Pasa: L’Escaldà
 
"L’escaldà" (escaldada) consiste en cortar la uva y depositarla en capazos de palma. El transporte de estos capazos se realizaba tradicionalmente con caballos y burros, normalmente llevando dos capazos en cada lado. La uva se almacenaba en los riuraus, que son unos cubiertos ubicados cerca del núcleo urbano, donde también se guardaban los cañizos ("canyissos"), la pasa y todos los utensilios y efectos necesarios para su elaboración.
 
Un elemento fundamental para la elaboración de la pasa es el “fornal” (como una fragua), constituido por una parte inferior en la que se hace fuego y una parte superior en la que se coloca una caldera metálica circular “gigante”, de unos 200 litros de capacidad. Se hace hervir el agua de la caldera y se añade sosa cáustica y “sorrosca”, una planta que actúa como colorante natural para la uva que se introducirá en la caldera. Mediante “cases”, que son una especie de cazos/coladores “gigantes”, se introduce la uva en la caldera durante unos segundos para que su piel se corte apropiadamente. Esto permitirá acelerar el proceso de secado de la uva en pasa. Todo este proceso es lo que se conoce como la elaboración de la pasa o "escaldà de raïm (escaldado de uva)".
 
Una vez se ha escaldado la uva se coloca sobre cañizos que, a su vez, se colocan de manera estructurada sobre el secadero (“sequer”) de los riuraus. El periodo de secado depende de las horas de sol diarias y de las condiciones atmosféricas (p.ej. lluvia) mientra la pasa se seca. Un periodo común se puede extender desde finales de agosto hasta octubre. Además, algunos riuraus disponían de estufas que permetían el asecado al cubierto, mediante calor aplicada. Durante el periodo de secado, era común que la uva se girara cada cierto tiempo para que se secara por ambos lados.
 

 

Los Riuraus
 
Los riuraus son construcciones típicas de Montichelvo y de la zona utilizadas principalmente para la elaboración de la pasa. Se encotraban/encuentran en un entorno rural, próximo al núcleo urbano y rodeados de cultivos de secano, vid y frutales.
 
Son construcciones senzillas de planta rectangular alargada y cerrada en todos sus lados. El riurau tradicionalmente se estructura en tres espacios. En primer lugar, se encuentra el secadero (“el sequer”), cubierto con tejado de teja árabe, normalmente cont tres arcos, y que da paso a un segundo espacio, que es un patio descubierto. El acceso al riurau se realiza a través del "sequer". También suele existir un corral anexo. Los materiales de construcción emprados són principalment manpostería, teja y adobe.
 
 
 
 
Las estufas
 
Las estufes són un elemento fundamental para la modernización del proceso de elaboración de la pansa. Mediante las estufas, se podia elaborar pasas de moscatel, de forma no natural, sin escaldar. Con ellas se conseguía, en días de gota fría o lluvia continuada, frenar el proceso de florecimiento de la pasa y evitar que se estropease, al mismo tiempo que continuaba su proceso de secado.
 
Las estufas son cambres rectangulares, con un tejado plano o con bovedillas. Sus midas son variables, dependiendo del nombre de “tròlecs”, que són estructures metáliques que se desplazan por un sistema de raíles (de aquí su nombre proviniente de la lengua anglófona). Los tròlecs normalmente tienen doble capacidad, delante y atrás, y permiten almacenar, de manera ordenada y vertical, hasta 26 o 28 cañizos a cada lado.
 
Las estufas constan, por un lado, de un horno situado en la parte inferior que, mediante un sistema de tuberías metálicas, distribuye el calor a lo largo del habítaculo donde están los tròlecs. Esta cambra está lucida para aprovechar el calor al máximo. La parte frontal de la estufa está cerrada por grandes portalones de madera, que tienen una pequeña ventana a través de la cual se puede controlar, mediante un termómetro, todo el proceso de secado de la pasa. En la parte delantera, la estufa tiene un habitáculo porticuado, de gran altura, para tener un espacio amplio o cubierto en el que poder realizar los trabajo de carga y descarga de los cañizos llenos de uva y pasa, protegiéndola de la lluvia y el tiempo húmedo.
 

Formulario de búsqueda